¿Cada noche sufres de insomnio? A continuación te decimos algunas opciones que podrían ser la razón de tu mal. Comienza a hacer algo por ti y ¡deshazte de estas diez cosas para dormir como toda una Bella Durmiente!

 

1. Luces azules
El resplandor de tu celular, compu y televisión interfiere con el sueño. No olvides apagar todos (sí TODOS) tus aparatos electrónicos antes de ir a la cama.

 

2. El tamaño de tu almohada
Las almohadas que son demasiado planas o gruesas pueden causar rigidez en tu cuello. Debes asegurarte de que tu almohada sea del tamaño adecuado para apoyar tu cuello en cualquier posición.

 

3. Siestas laaaaaargas
¡Cuidado! Tomar siestas muy seguido puede alterar tus patrones de sueño. La duración de una siesta ideal es de 20 minutos máximo, y es mejor hacerlo cuando aún hay luz del día.

 

4. Ver el reloj constantemente
Si te preocupas todo el tiempo por el número de horas que te quedan para descansar, pierdes tiempo para dormir de verdad. Así que viaja al país de los sueños y asegúrate de haber programado tu alarma desde antes.

 

5. Usar tu cama para todo tipo de actividades (aparte de usarla para dormir y practicar sexo)
Según los expertos la cama ÚINCAMENTE se usa para dormir y tener relaciones íntimas. Cuando estés sobre ella no uses tu compu, no hables por teléfono, ni tampoco comas ahí.

 

6. Un colchón sucio
Es ideal limpiar y desinfectar tu colchón una vez al mes para deshacerte de las bacterias, los ácaros y el polvo que lo habitan. Todos estos pueden ser los causantes de la terrible alergia que te mantiene despierta toda la noche.

 

7. No hacer ejercicio
Se ha demostrado que el ejercicio mejora la calidad del sueño, así que ponte las pilas. Por otro lado no es recomendable que hagas ejercicio tres o cuatro horas antes de acostarte.

 

8. La cafeína
¿Eres adicta al café? Es posible que tengas que disminuir tu adicción para favorecer tus horas de sueño. Disminuye poco a poco el número de tazas que consumes todos los días hasta que logres tomar sólo una por la mañana.

 

9. Snacks de media noche
Comer ya cuando es muy tarde en un día normal afecta la digestión y hace que sea difícil dormir bien.

 

10. Sonidos casuales alrededor de tu habitación
La televisión, el grifo que gotea, la música de tu iPod, los coches que pasan por la calle, los perros ladrando… Estos sonidos de fondo pueden ser la razón por la que te mantienes despierta toda la noche. Neutraliza los sonidos centrándote en el «ruido blanco» como el zumbido de tu ventilador.